DESCUBRIMIENTO DELCERRO RICO DEPOTOSI

Historia del Cerro Rico de Potosí.- Don Carlos Bravo Molina, un destacado geógrafo, explorador del territorio patrio, y un diligente bibliógrafo y archivista, vio la luz el 4 de noviembre de 1849 en La Paz. Su vida llegó a su fin el 17 de marzo de 1902 en la misma ciudad. A través de sus obras publicadas, se evidencia el esfuerzo de Bravo por enriquecer la bibliografía boliviana con una variedad de trabajos. Destacan catorce publicaciones, muchas de las cuales fueron realizadas en colaboración con el publicista Manuel Vicente Ballivian, así como con Eduardo Idiaquez o Eugenio Gimault.

La historia del indígena que encontró plata en el Cerro de Potosí

El 31 de diciembre de 1562, en Potosí, se encontraba el Virrey de los reinos del Perú y Tierra Firme, Don Francisco de Toledo, acompañado por el Presbítero Rodrigo de la Fuente. Un indigena se acercó al Virrey afirmando ser hijo del primer indígena que descubrió plata en el Cerro de Potosí. El Virrey ordenó al Presbítero La Fuente investigar la veracidad de esta afirmación. La Fuente encontró a un anciano indígena enfermo en una casa de la Ranchería, acompañado por sus nueve hijos. En presencia de diversas personas, incluyendo a Diego Conde Huallpa Inca, Pedro Huallpa, Francisco Hacha Angara y el intérprete Jerónimo Hernández, La Fuente interrogó al anciano y quedó satisfecho con sus respuestas. A partir de esta información, se puede trazar brevemente la interesante vida del descubridor de Potosí.

El viaje de Diego Huallpa

Diego Huallpa, nacido en Chumbibilca del Yanqui y perteneciente al ayllo de Anansaya, se unió al servicio del soldado Cardozo, originario de Portugal, a quien admiraba por su apariencia y comportamiento señorial. Juntos viajaron a Porco, una región conocida por su abundancia de plata, que ya había sido explotada durante la época de los Incas. Se especula que una parte importante de la vajilla utilizada por Atahuallpa estaba elaborada con la plata extraída de estas minas en Porco.

El Conmovedor Relato de Diego Huallpa y Cardozo

Un día, Cardozo entregó una carta a Huallpa para llevarla a unos soldados en Chuquiavo (ciudad de La Paz). Sin embargo, los soldados se enfurecieron al leer el contenido de la carta y atacaron violentamente a Huallpa, dejándolo gravemente herido y casi al borde de la muerte. Al enterarse de lo sucedido, Cardozo se enfureció y buscó a los responsables del ataque a Huallpa. En un enfrentamiento posterior, mató a uno e hirió a otro, lo que generó un sentido de gratitud por parte de Huallpa hacia Cardozo.

Diego Huallpa: Comercio, Exploración y Descubrimiento en el Cerro de Potosí

Por razones comerciales que le ofrecieron a Cardozo, tuvo que abandonar la provincia de los Charcas y, por ende, el asentamiento de Porco para trasladarse a la ciudad de Los Reyes (Lima). Huallpa se quedó al lado de un amigo de Cardozo, un soldado llamado Martín. Con este nuevo amo, Huallpa vivió algún tiempo dedicado a actividades de comercio y adquisición de bienes.

Más tarde, Huallpa se unió a una expedición liderada por los soldados Marcos Xaramonte, Alvaro de Olmedo, Gaspar Montecinos y Juan Camargo, para explorar la zona de Sorojche, una mina de plata, ubicada en una loma cerca del Cerro de Potosí. Este lugar fue posteriormente conocido como los Asientos de Gonzalo Pizarro. Durante la expedición, le indicaron a Huallpa que en la cima del cerro encontraría plata labrada y oro dedicado a la huaca local. A pesar de las dificultades del terreno, Huallpa llegó a la cima y confirmó que era un sitio de adoración para los indígenas de la región. Recolectó algunos objetos de poco valor y los envió a los españoles que se encontraban en los Asientos de Gonzalo Pizarro, lo que marcó su separación de la expedición y su permanencia en el cerro.

El Misterio del Descubrimiento de Plata en el Cerro de Potosí

Se menciona que los vientos en la cumbre del Potosí son extremadamente fuertes. Al descender, un golpe de viento tiró a Huallpa al suelo, perdiendo el conocimiento por un tiempo. Al recuperarse, buscó a su compañero, también llamado Huallpa y yanacona de Marcos Xaramonte, pero estos ya se habían marchado a Porco.

Las situaciones descritas hasta ahora son verosímiles; sin embargo, llegamos a un momento de exageración, según relatos donde se señala que al levantarse, Diego dejó marcadas sus manos en la tierra como suelen hacer cuando pisamos algo firme. Al ver que las marcas revelaban metal de plata, similar al encontrado en Porco, tomó una muestra y se dirigió a Porco en busca de los españoles. Al mostrarles el metal, Alvaro de Olmedo no creyó la historia, considerando improbable que tal riqueza se hubiera encontrado en el cerro de Potosí.

El Encuentro Entre la Verdad y la Desconfianza

Huallpa insistió en que Olmedo viera la verdad y lo convenció para ir juntos al lugar del hallazgo en Potosí. Sin embargo, durante el descenso, una fuerte borrasca de viento provocó que Olmedo perdiera su capa y sombrero, lo que lo dejó muy molesto. Huallpa menciona que Olmedo se disgustó mucho y lamentó haber ido, temiendo estar en un lugar poco frecuentado por españoles. Al final, se negó a ir al lugar exacto donde se encontraba el metal, golpeando a Huallpa y tirando de su cabello.

Después de este incidente, no lograron encontrar el metal deseado. Al llegar a Huaina Potosí, Olmedo reconoció la presencia de minas de plata en ese lugar, pero no donde Huallpa lo había llevado, creyendo que solo había demonios allí. En Porco, Huallpa le ofreció a Olmedo la mitad del metal encontrado para que lo fundiera, pero Olmedo perdió todo el metal al fundirlo. Por otro lado, Huallpa tuvo éxito al fundir su parte junto con un poco de sorojche, obteniendo una gran cantidad de plata.

Diego Huallpa y el Descubrimiento de Plata en el Cerro de Potosí

Pasados veinte días de los sucesos mencionados, Huallpa regresó al mismo lugar del hallazgo en Potosí y encontró metal sobre la tierra, similar al sebo del Sol. Lo recolectó, lo fundió en Porco y obtuvo plata fina. Junto a su compatriota Chalco, quien también había visto la riqueza de plata en Potosí, recogieron más metal y lo fundieron en Porco, produciendo casi la misma cantidad de plata que el metal original.

Chalco, que servía a Lorenzo Estopiñan en Porco, dejó a Diego Villarroel a cargo mientras Estopiñan viajaba a Los Reyes. Chalco informó a Villarroel sobre lo visto en Potosí y le mostró la plata obtenida con Huallpa. Un día, Villarroel vio venir a Potosí a españoles y otros indígenas, incluido Chalco, confirmando así la afirmación de Chalco sobre la riqueza de Potosí. El hallazgo de Huallpa se hizo público, y Villarroel registró la mina Descubridora en Chuquisaca en honor a Diego Centeno, siendo esta mina uno de los primeros asentamientos de la Villa Rica Imperial de Potosí.

Diego Huallpa, descubrimiento y Legado en Potosí

Cuando se dio a conocer el descubrimiento de las minas de Potosí, algunos españoles residentes en Porco fueron a explorar personalmente, mientras que otros lo hicieron a través de sus sirvientes indígenas (yanaconas).

Pedro de Fuentes descubrió y registró la veta Rica, Juan Sánchez la veta del Estaño, y Rodrigo de Benavente, un joven de dieciséis años, encontró la veta que se llamó Mendieta en su honor. Estas tres vetas, junto con la veta Centeno, fueron las más importantes y de donde se extrajo la mayor cantidad de plata en Potosí.

Diego Huallpa, a pesar de no mejorar su condición de yanacona, pudo presenciar el rápido progreso de la Villa de Potosí. En su lecho de muerte, hizo su testamento encomendando su alma a Cristo, falleciendo el 15 de enero de 1563. Su nombre no será olvidado, ya que el monumento que lo recuerda siempre será Potosí.

Este texto es una adaptación y resumen para BoliviaTeca.com – del libro ‘Leyendas de Potosí’. Se ha condensado la información para ofrecer una visión general y accesible de los contenidos del libro, especialmente diseñada para la audiencia en línea.